Catequesis Parroquia San Esteban Protomartir, Toa Alta, P. R.

Cargando...

miércoles, 2 de febrero de 2011

DIALOGANDO CON Dios


PADRE NUESTRO

Amiguito: El Padre nuestro es la oración que Jesús nos enseñó para dirigirnos a nuestro Padre, es una oración de confianza en la que le expresamos nuestro amor; le pedimos por nuestras necesidades y le prometemos perdonar a los que nos ofenden, esperando que El nos perdone cuando caemos en algún error. Le pedimos su ayuda para que no nos permita caer en el mal y ceder ante las tentaciones de hacer cosas que no son correctas. La palabra Amén significa: “Así sea”. Con ella expresamos la confianza que tenemos en El y el compromiso que adquirimos de cumplir lo que prometemos: perdonar y hacer lo posible por no pecar. Ora un Padre nuestro diariamente, hazlo de corazón, medita en el compromiso que adquieres, en cómo puedes realizarlo con tus padres, tus hermanos, tus abuelos, tus parientes, tus amigos, tus maestros, tus vecinos, etc.



Padre nuestro Que estás en el cielo, Santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino Hágase tu voluntad, En la tierra como en el cielo. El pan nuestro de cada día Danos hoy y perdona nuestras ofensas Como nosotros perdonamos A los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación, Líbranos del mal. Amén



AVE MARIA

El Ave María es una oración dirigida a la Virgen María, madre de Jesús y madre nuestra. Ora un Ave María diariamente y medita sobre lo que significa. La palabra “Ave” significa en arameo “Saludo” Con ésta oración, saludamos a María, pedimos a Dios la salve. Le decimos que está llena de dones. Eso significa ser bendecida. Cuando tus papás te bendicen, piden dones para ti, piden cosas buenas para ti. La bendecimos y bendecimos a su Hijo Jesús, le pedimos que ruegue por nosotros, ya que ella es bendita entre todas las mujeres y al estar tan cerca de Dios, puede interceder por nosotros. Como ruega o intercede tu mamá, ante las personas. Bendecimos a Jesús, como bendecimos a nuestros hermanos, o sea, deseamos para ellos cosas buenas. Le pedimos también nos acompañe siempre, en el transcurso de nuestra vida y en el momento de nuestra muerte, para interceder ante su hijo por nosotros. ¿Tú crees que Jesús no va a escucharla, si es su Madre, si es bendita por Dios?



Dios te salve, María Llena eres de gracia El Señor es contigo. Bendita eres entre todas las mujeres Y bendito el fruto De tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios. Ruega, Señora por nosotros Los pecadores, Ahora y en la hora De nuestra muerte. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada